18 de julio de 2010

JABONCILLOS DE HOTEL

Esta es una anécdota que me mandaron por e-mail, como en todas las leyendas urbanas parte de la gracia consiste en que parezca verídica, a mi me pareció muy graciosa, pero he quitado el nombre del hotel como es natural.
Se trata de un intercambio de notas entre un cliente de un prestigioso hotel y el servicio de habitaciones del mismo.
Este es un ejemplo más de la calidad de nuestro sector hotelero, que ante todo tiene claro que la limpieza del cliente es lo primero.

Empezamos con la primera nota de queja, remitida por parte del cliente del hotel al servicio de limpieza, y a continuación le siguen las distintas contestaciones obtenidas:

Estimada Sra. de la limpieza:
Por favor, no vuelva a dejar más de esos jaboncillos en mi cuarto de baño. Tengo mi propia pastilla de tamaño normal y no utilizo esos jaboncillos. Por favor llévese los 6 jaboncillos que están junto al grifo del lavabo y los otros tres de la jabonera de la ducha, solo sirven para molestar.
Muy agradecido, Sr. X.

Estimado cliente:
No soy la señora de la limpieza que atiende habitualmente su habitación, hoy es su día de descanso, y mañana ella podrá atenderle. Sin embargo, siguiendo sus instrucciones he retirado los 6 jaboncillos de su lavabo y los otros tres de la jabonera de la ducha y los he puesto encima del aparato de toallitas Kleenex por si cambia de opinión.
Así que sólo observará los 3 jaboncillos que he dejado hoy siguiendo las órdenes del Jefe de Servicio del Hotel. Espero que sea satisfactorio para Usted.
Kathy, señora de la limpieza de apoyo.

Estimada señora de la limpieza:
Espero que sea mi señora de la limpieza habitual, parece ser que Kathy no le comunicó mi nota referente a los jaboncillos. Cuando regresé a mi habitación me encontré que había usted añadido 3 jaboncillos al estante de debajo del botiquín. Voy a estar 20 días en el hotel y no necesito para nada esos 6 jaboncillos del estante, me molestan cuando me afeito o me lavo los dientes. Por favor lléveselos de ahí.
Atentamente Sr. X.

Estimado Sr. X:
El pasado miércoles fue mi día libre, por lo que la doncella suplente dejo los 3 jaboncillos como mandan los Jefes de Servicio del Hotel que se haga a diario. He recogido los 6 jaboncillos que al parecer le molestaban en su aseo personal, y los he puesto en la jabonera de la ducha donde había una pastilla de jabón que, al parecer, le pertenece. Esa pastilla la he guardado en el botiquín por falta de espacio en la jabonera. No he movido los 3 jaboncillos que habitualmente se guardan en el botiquín para el caso de entrada de un nuevo cliente en la habitación, y que al parecer a usted no le molestan. Por favor dígame si puedo serle de alguna otra ayuda.
Su doncella habitual. Dotty.

Querido Sr. X:
El Gerente, Sr. K, me ha informado esta mañana de que usted llamó la pasada noche y dijo que no estaba satisfecho con la atención del servicio le limpieza de habitaciones. Le hemos asignado una nueva doncella y espero acepte nuestras disculpas por cualquier molestia. Si desea presentar cualquier otra queja me gustaría poder atenderle personalmente. Llame a la extensión 11087 de 8:00 a 17:00 y le atenderé gustosamente.
Gracias. Carmen

Estimada Srta. Carmen:
Me es imposible ponerme en contacto con usted por teléfono porque tengo que abandonar el hotel cada mañana a las 7:30 por cuestiones de negocios y no regreso hasta las 19:00h, más o menos. Por ese motivo llame al Sr. K. Usted ya había terminado su jornada laboral. Tan solo solicité del Sr. K. si podría hacer algo con mi problema de jaboncillos. La nueva doncella que han asignado a mi habitación ha debido pensar que acabo de llegar al hotel, y por ello ha dejado 3 jaboncillos en el botiquín de mi habitación y los otros 3 que reparten diariamente por cada habitación. En 5 días llevo amontonados 24 jaboncillos.
¿Por qué me hacen esto? Sr. X.

Estimado Sr. X:
Su doncella Katty ha recibido órdenes de dejar de repartir jabón en su habitación y llevarse todos los jaboncillos. Si podemos serle de más ayuda llame a las extensión 1108 de 8:00 a 17:00 y le atenderé gustosamente.
Gracias. Carmen. Recepción.

Estimado Sr. K.:
Mi pastilla de jabón -tamaño normal- ha desaparecido, se han llevado todas las pastillas de jabón de mi habitación, incluyendo la mía. Ayer noche llegué tarde y tuve que llamar al botones que regresó con 4 botecitos de champú y un bote grande de gel de baño.
Sr. X.

Estimado Sr. X:
He informado a la recepcionista Sta. Carmen de su problema con el jabón. Sinceramente no puedo comprender el motivo de su problema ya que todas las doncellas tienen ordenes estrictas de repartir 3 jaboncillos diariamente por habitación. He cursado las órdenes necesarias a fin de resolver su problema. Por favor, acepte mis mas sinceras disculpas por las molestias ocasionadas.
Sr. K. Gerente.

Estimada Srta. Carmen:
¿Quién demonios ha dejado 54 jaboncillos en mi habitación?. Eso es lo que me encontré. No quiero para nada 54 jaboncillos, tan solo quiero mi maldita pastilla de jabón tamaño normal, corriente y moliente. Le ruego me la devuelvan.
Sr. X.

Estimado Sr. Antonio Rodríguez:
Usted se quejó de demasiado jabón en su habitación y por ello mandé que lo retirasen todo. Entonces usted se quejó al Sr. K. de todo su jabón desaparecido, y personalmente me ocupé de restituirle los 24 jaboncillos que habían sido retirados y los 3 que le corresponden diariamente. No sé nada de un jabón tamaño normal, en este hotel no se usa porque resultaría demasiado derroche, aparte de ser antihigiénico que los clientes compartan pastilla de jabón. Al parecer, Katty la doncella, no sabía que yo había llevado personalmente los 27 jaboncillos y ella también le llevo a la habitación los 24 jaboncillos y los 3 que le corresponden diariamente. Espero que no tenga motivo de ulterior queja.
Sta. Carmen. Recepción.

Estimada Srta. Carmen:
Le remito esta breve nota para ponerle al día de mi actual inventario jabonero. A día de hoy tengo en mi poder:
• En el estante del baño: 18 jaboncillos en montoncitos de 4 y un montoncito de 2.
• Encima del aparato de toallitas Kleenex: 11 jaboncillos en 2 montoncitos de 4 y uno de 3.
• En el estante del armario ropero: 3 botecitos de gel de baño; 1 montoncito de 4 jaboncillos y 3 botecitos de champú.
• Dentro del botiquín: 12 jaboncillos en 3 montoncitos de 4.
• En la jabonera de la ducha: 6 jaboncillos casi convertidos en sopa de jabón.
• En la esquina noroeste de la bañera: un bote de gel de baño a medio usar.
• En la esquina noreste: 6 jaboncillos en dos montones de 3.
Por favor pida a Katty que cuando limpie mi habitación que procure quitarle el polvo a los montoncitos de jaboncillos y que los deje bien ordenados.
Dígale también que si los apila en montones de más de 4 tienen cierta tendencia a caerse. ¿Podría sugerir que futuros aprovisionamientos de jabón se almacenaran en el marco de la ventana?. En mi humilde opinión es un muy buen sitio y todavía esta sin usar.
Una cosa más, he comprado otra pastilla de jabón de tamaño normal que deposito a diario en la caja fuerte de mi habitación.
Hasta los mismísimos, Sr. X.

:) :) :) :)
Si tenéis algún día ese problema os vendrá bien la receta anterior, también os servirá para hacer jabón líquido para el lavabo con los jaboncillos de hotel, recortes de jabones cosméticos o cortezas de jabón pequeñas que ya han perdido mucho el olor, etc. Si están muy secas se les puede añadir:
Por cada 250gr. de jabón rayado
1 cucharada de glicerina

750gr. de agua aproximadamente
En este caso tendréis el jabón listo en una media hora, porque ya están curados, solo hay que disolverlos y que quede una textura uniforme. Si hay trozos de jabón que se empeñan en no disolverse y tenéis prisa podéis colarlo y poner los trozos en un recipiente para tratar de usarlos en otra ocasión. Podréis añadir algo de aroma o color para que el jabón líquido mejore el aspecto sin pasaros mucho, que no quede aceite flotando en la superficie, ni quede un color tan fuerte que la espuma deje de ser blanca al usarlo.

Si seleccionais los jabones por colores que al mezclarse no queden de colores feos mejor. Ahí ya entra en juego el gusto estético de cada cual, pero creo que es mejor los colores cálidos por un lado, los frios por otro y los blancos, cremas y muy claros en general mezclados con cualquiera de ellos. Si teneis jabones por ejemplo morado y naranja o verde y rojo, al mezclarse darán como resutado un jabón color marrón es mejor hacer con ellos un jabón de aroma a café o canela, o dejar los trozos de colores vivos para hacer un jabón en pastillas tipo "puding o macedonia", que veremos mas adelante como hacerlo.

3 comentarios:

Jabón natural Antigua dijo...

ja ja ja que risa... gracias por todos tus consejos y por este rato. no he parado de reir con el del jabon ja ja ja

Rosario Curado dijo...

Hola, no he podido resistirme de publicar cuando he leído que para bebés se puede utilizar el aceite esencial de hinojo, no por favor, ni para bebes, ni para niños ni para adultos, lo he usado una semana y estaba con una ansiedad y unos nervios enormes, tomándome pasiflora para tranquiliazarme hasta que me dí cuenta que era del hinojo, en cuanto lo dejé se me quitó todo.Creo que en Francia está prohibido venderlo sin receta y no lo utilizaré en mi vida, le tengo miedo, dicen que provoca ataques epilépticos y te aseguro que la ansiedad tan grande que tenía, creo que estuve apunto, y yo no padezco de nervios ni nada.
Pero esque no sé si seré muy delicada yo, pero con el aceite esencial de geranio también me pongo muy nerviosa, aunque no tanto como con el hinojo, he usado el de sandalo y lavanda y no he tenido problemas.
un saludo.

Rosi H. dijo...

Jues, que difícil me lo pones, comentas en esta entrada y no tiene nada que ver con lo que me dices, jajajajaja.
¿Cómo usabas el aceite esencial de hinojo Rosario?.
Todas estas recetas son para aplicación externa, no por via interna.
El aceite esencial se suele obtener de la planta, el obtenido de los frutos es mucho más potente y peligroso, porque presenta una toxicidad muy elevada. ¿El que tu usaste de qué parte de la planta fué extraído?.
Por otro lado el hinojo tiene dos variedades, el que se usa es el dulce, la planta alcanza como mucho los 60cm. El que no se usa es el de la var. Amara o amarga, cuya planta alcanza los 2,5m. de altura. ¿Sabes de qué variedad era el de tu fabricante?
Hay muchos foros donde puedes ver las aplicaciones y contraindicaciones de la planta y de su aceite esencial, como verás son muy contradictorias, en un sitio lo recomiendan para favorecer la digestión y evitar la aparición de gases y en otros dicen que provoca gases. Lo mejor es seguir las recomendaciones de un médico bien cualificado en estos temas, que sepa tu historial médico y te recomiende como aplicarlo, dosis, tipo de dilución, etc. según el problema que tengas.
En el caso de los A.E. no se puede comprar uno cualquiera, porque hay veces que lo barato sale caro. Sobre todo en casos de A.E. como este, que es muy delicado, el fabricante debe ser de tu plena confianza y darte todas las indicaciones, como: tipo de planta, variedad, parte de la que se ha extraído, proceso de extracción, recomendaciones sobre dilución, aplicación, etc.
Pero vamos, eso también te pasa con los A.E. de Canela, Eucalipto y otros muchos.
Y aún así, con toda la información anterior en tus manos, cada persona es un mundo y cada cual puede presentar distintas reacciones cutáneas, alergias, etc.

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario.